Una fiesta del Día de Muertos

El Día de Muertos es una de las celebraciones más representativas de México, en la que se honra a los difuntos. La creencia popular es que las almas de los difuntos regresarán esos días a convivir con sus familiares vivos para comer, beber y, sobre todo, celebrar.

Dicha celebración se lleva a cabo cada año en el mes de noviembre, los días 1 y 2, por lo que no hay que confundirla con Halloween. El primer día es para recordar a los niños, que se les llama “angelitos”, y el día 2 para los adultos.

que es

Origen y desarrollo del Día de Muertos

Surgió a partir del sincretismo religioso, es decir la mezcla, entre la cultura europea (por la llegada de los españoles a América) y la cultura prehispánica. Esta mezcla de culturas, ritos y celebraciones formó lo que hoy se conoce como “El Día de Muertos”.

El Día de Muertos, es considerado como una fiesta por su ambiente lúdico y colorido, aunque a la vez tradicional y de recuerdo o memoria hacia los que ya no están. La muerte en México es para reírse de ella, para tenerla presente en ese día de alegría; porque los que ya no están regresan.

Es una fiesta que se celebra en las casas con los altares, en los panteones con las ofrendas e incluso en los templos con las misas y ofrendas y en las plazas de los pueblos y ciudades con las fiestas formadas por música, comida y bebida.

La Unesco ha declarado esta festividad como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.  A continuación descubrirás cómo organizar esta fiesta.

Ofrendas y adornos para el Día de Muertos

Las ofrendas tienen significado de bienvenida y convite con los muertos. Las ofrendas de comida se eligen según los platillos preferidos del difunto, para que disfrute de ellos de nuevo. También se le ofrece su bebida favorita e incluso sus cigarrillos.

adornos

Como se cree que los difuntos viajarán del más allá para llegar a estar entre los vivos, se les tiene que recibir con ofrendas para saciar su hambre y sed, principalmente por el trayecto recorrido.

La tradición es buscar adornos representativos como velas, flores e incluso objetos que recuerden el oficio o la actividad favorita del fallecido. El fin es colocarlos en los panteones y casas, que es donde se llevará a cabo la celebración.

ofrendas dia de muertos

Comida y bebida para la fiesta

Días antes, las familias seleccionan los platillos que prepararán e incluso se dividen los costos y los procesos. La comida será distribuida en las casas para los vivos y en los altares y panteones para los muertos. Es decir, todos degustarán de los platillos con los que se les estará agasajando.

El menú es muy variado y los colores que predominan en la comida son los llamativos, como naranjas y amarillos para guiar a las almas hacia su comida. Principalmente se ofrecen opciones preparadas a base de maíz: como tortillas, tamales, sopes y más. Pero también opciones a base de carne: como res, puerco o pollo. Es común que los preparen con chiles y chocolates para formar el mole o salsas. También se comen caldos con verduras como acompañamiento.

comida salada y dulce

Los dulces como postre no pueden faltar. Hay muchas opciones como fruta caramelizada, calaveras o féretros hechos de azúcar o chocolate, panes dulces y  frutas de temporada.

galletas

La bebida también es importante y las más comunes son aguas hechas con frutas de la región, atoles (bebidas a base de masa de maíz), chocolates calientes, cafés, refrescos y bebidas con alcohol como tequila, mezcal y cerveza.

bebidas

Pan de Muerto

El pan de muerto es lo más representativo de este día y se acomoda como ofrenda, pero es el favorito de los vivos. Es un pan hecho de forma redonda y cubierto de tiras que simulan huesitos cubiertos totalmente por azúcar. ¡El más delicioso!

pan de muerto

Altares para la bienvenida de los muertos

Los altares tienen un lugar especial en las casas y es donde se ponen las ofrendas. El altar es formado por mesas o repisas de diferentes tamaños, acomodadas de manera horizontal, una arriba de la otra, como si fueran escalones. Van de mayor a menor tamaño hacia arriba.

Las repisas se cubren con manteles o papeles picados en forma de calaveras y esqueletos, hechos de diferentes colores como el naranja, amarillo, morado o blanco. Colores llamativos para que el alma del difunto no se pierda. En la antigüedad, el amarillo era el color de la muerte, usado para atraer a los difuntos.

altares

El altar es normalmente de tres pisos (repisas): en representación del infierno, purgatorio y cielo. En él se distribuyen velas que ayudan para iluminar el camino,  junto con las famosas flores de cempasúchil, que son las flores tradicionales y más comunes de esa época, del emblemático color amarillo. Todo ellos complementándose con ofrendas, así como la comida y bebida elaborada previamente.

Otro elemento que no podía faltar en un altar es el de las imágenes. Pueden ser de algún santo o virgen y la foto del familiar o familiares a quien se le dedica el altar. Finalmente, debajo del altar se deja sal en forma de cruz para purificar las almas.

También desde la calle de la casa hasta el altar se hace un camino de flor de cempasúchil. Esto para que el difunto no se pierda y encuentre su casa;  lo más común es que se le dedique a un difunto reciente.

flor de cempasuchil

Panteones o camposantos iluminados

La visita a los panteones es una parte central de esta celebración. Ya que ahí es donde se encuentra el cuerpo del difunto y atender su tumba es tradición. Así que las familias se reúnen en las lápidas de sus seres queridos tanto en el día como en la noche y las limpian de las hojas o la tierra que se haya acumulado en el año. Las adornan con flores, velas y ofrendas, comida y bebida, así como el retrato del difunto.

panteones

Aparte de las ofrendas, la música y la danza también se hacen presentes, la música favorita del difunto puede ser tocada en el panteón, como la banda o el mariachi. El ambiente ahí es festivo, en el que muchas familias se quedan a dormir toda la noche, también comiendo y bebiendo lo que se le llevó al difunto, para recordar y homenajear.

De catrinas y calaveras

Tanto los altares como la visita a los panteones forman parte de la cultura mexicana, e incluso hay concursos de altares, exposiciones fotográficas y más.  Pero lo que más gracia causa y refleja la identidad de este día es la relación de fiesta que se tiene con la muerte. Un claro ejemplo son las calaveras en todas sus formas.

La más famosa es La catrina la cual es una calavera muy arreglada con sombrero de ala ancha y abrigo de plumas. Es una obra que en su inicio se plasmó en el lienzo por el caricaturista José Guadalupe Posadas. “La catrina” fue evolucionando y pasó de la pintura a la artesanía, a los esqueletos y cráneos hechos con barro, porcelana, papel y todo tipo de material. “La catrina” una artesanía popular que nos recuerda que todos habremos de morir.

catrina

También están las “calaveras literarias”: que son versos con rima sobre personajes famosos o familiares que ya están muertos e incluso vivos, en donde el tema de la muerte se ironiza y ocupa un lugar burlesco y humorístico.

No olvides…

Si un día visitas México no olvides visitar el estado de Michoacán y, en especial, los pueblos de Pátzcuaro y Janitzio, donde la fiesta del Día de Muertos es colorida, muy divertida y tradicional. Finalmente no olvides comprar y probar las calaveras de azúcar. Puedes pedirlas con tu nombre o el nombre de algún amigo, porque en México la muerte se come y es una muerte juguetona.

Visita nuestro tablero de Pinterest para encontrar muchas ideas del Día de Muertos.

Una fiesta del Día de Muertos
5 (100%) 9 votes