Colores para habitaciones. Cómo pintar tu dormitorio para que luzca moderno

Ha llegado la hora de darle un toque diferente a tu cuarto, y eso es genial. Los cambios siempre son buenos.

Pero si tienes problemas para decidirte por qué color poner en las paredes, has llegado al lugar adecuado. Te presentaremos algunas ideas para que escojas la que más se ajuste a tu personalidad.

Habitaciones de color verde

Lo bueno de este color es que transmite mucha frescura. Sin importar el tono de verde que elijas para combinar, es ideal si eres alguien a quien le gusta la naturaleza y su serenidad.

En sus tonalidades más oscuras puede llegar a ser elegante, mientras que si escoges un verde más vibrante, tu dormitorio lucirá muy juvenil y alegre.

Dormitorios de colores azules

Si te gusta lo sobrio y la calma, el azul es tú color. Pinta tu habitación con colores azules si es que quieres tener una inmediata sensación de serenidad al entrar en ella, en especial después de un día agobiante.

El azul claro suele asociarse más la inocencia y la tranquilidad, mientras que en sus tonos más oscuros con estabilidad, inteligencia y poder.

Habitaciones en color gris

El gris es un color que evoca a la tranquilidad y protección. En los últimos años se ha vuelto muy popular usarlo para decoración tanto de interiores como de exteriores.

Esto puede deberse a que, al ser tan neutro, puede combinarse muy bien con casi cualquier otro color, lo que le da mucha versatilidad a la hora de querer cambiar la decoración pero no las paredes.

Habitaciones blancas

Al igual que con el gris, el blanco es en extremo versátil a la hora que combinar con cualquier otro color para tu cuarto. Además, aporta muchísima luminosidad y amplitud.

Es ideal para habitaciones pequeñas, sin embargo, las habitaciones grandes suelen verse elegantes y frescas pintadas de blanco.

Habitaciones blancas y grises

Sabemos que algunas personas no les gusta solo el blanco para pintar un dormitorio, pero la solución es muy fácil si optas por combinarlo con gris. Ambos colores juntos van muy bien, ya que dan mucha luz. Además, el cuarto lucirá sobrio y moderno.

Habitaciones blancas y azules

El blanco y el azul van hermosamente juntos. Ofrecen un contraste estilo navy muy bonito y relajante que combina con cualquier personalidad.

Lo mejor es que cualquier tono de azul va excelente con el blanco, lo que te da un amplio abanico de posibilidades a la hora de escoger con cuál te quedarás.

Habitaciones blancas y marrones

El blanco y el marrón, en cualquiera de sus tonos, se llevan muy bien. Son colores que evocan a la tranquilidad de la naturaleza y, por lo tanto, dan una linda sensación de relajación.

Puedes combinar los marrones con pintura, sin embargo también puedes revestir una pared con otros materiales como piedra y madera natural o imitación.

Colores para combinar en un dormitorio

Atrévete a jugar con los colores que más te gusten para crear combinaciones fabulosas. No temas optar por algo diferente y mira también estas ideas.

Lila y azul

Como puedes ver, van geniales juntos. y lo mejor de todo es que puedes combinarlos en casi todas sus tonalidades. Si quieres una habitación alegre usa los tonos más vibrantes.

En cambio si quieres algo más sobrio usa los más oscuros.

Rosa, verde y blanco

Para una habitación llena de energía, la combinación de estos tres colores es ideal. Le da un toque alegre y primaveral envidiable, pero sobre todo, diferente.

Si quieres lograr un dormitorio juvenil y chic, esta idea es para ti.

Negro y rosa

Si quieres elegancia y feminidad, estos dos colores son para ti. Si les combinas además con algún mueble o accesorio en animal print, le dará un toque algo desenfadado que encantará a todos.

El encaje estilo victoriano y la decoración tipo gótica quedan particularmente bien con esta combinación.

Rojo y sus variantes

El rojo o cualquier tonalidad que varíe de ese color, suele asociarse con la sensualidad y el afecto. Sabemos que no es un color que de primera digas «¡si, me encanta!», sin embargo te aseguramos que solo lo has dicho porque no has encontrado el tono correcto para ti.

Además, combina muy bien con el azul. Si no nos crees piensa un momento en las banderas de Reino Unido, Estados Unidos o en el mismísimo Spiderman. A que ahora sí ves la armonía de estos dos colores.

Naranja con…

El naranja es un color divertido pero temido. Con él pasa casi el mismo caso que con el rojo, solo que es hasta aún más aterrador para algunos. Esto puede deberse a que no sabemos cómo combinarlo.

Pero, también como el rojo, de seguro es que todavía no has encontrado el tono adecuado para ti. Recuerda que este color puede ir desde el naranja más vibrante hasta un naranja oscuro bien sobrio que se combina fácilmente con tonos neutros como el beige y el blanco.

También se puede mezclar muy bien con colores como azul y verde.

Amarillo y turquesa

Como si vivieras en la playa, así se verá tu habitación si te atreves a combinar estos dos colores para su decoración. Son una belleza juntos, y lo mejor es que puedes usar cualquiera de sus tonalidades y lucirá grandioso.

Algunos tips que podrían ayudarte a escoger más fácilmente los colores

Considera estos puntos antes de decidirte a comprar tu pintura:

1. Una fórmula ideal

Utiliza colores claros para lograr un ambiente relajante, fresco y tranquilo. Para que esta fórmula sea perfecta, añade acentos de color con accesorios en tonos alegres. El resultado final será de impacto.

2. Accesorios

Coloca sobre la pared que deseas pintar un cuadro, una cortina o usa una ropa de cama que sea del color que elegiste. De esta manera podrás visualizar cómo se vería la habitación con ese nuevo tono que deseas, y así decidir si te gusta.

3. Iluminación

El tono del color varía dependiendo de la luz que incida sobre él, por eso es importante que veas qué tipo de luz ilumina tu cuarto. Si es natural reflejará el color real, si es incandescente tendrá un tono más amarillento,y si es fluorescente se verá un poco más frío.

4. Imágenes adhesivas

Esta es una opción práctica y divertida. Busca algún motivo, elaborado en material adhesivo, que sea del color que escogiste, pégalo en la pared y ¡listo! Si te gusta como se ve, entonces compra la pintura y a pintar.

¿Quieres una habitación más amplia e iluminada? ¿O tal vez una alegre y vibrante?  Para cada sentimiento hay un color, busca el que más se parezca a lo que quieres sentir al estar en tu dormitorio. Deja que tus emociones te guíen.

¿Te ha gustado este post? Compártelo y nos ayudarás a crear más contenido como este. Para nosotros significa muchísimo y a ti no te cuesta nada 😊